Este paquete se trata de una verdadera aventura en el Mar Caribe, relajados, sin prisa, teniendo la ceremonia en la Isla Saona, con vistas panorámicas de la hermosa Republica Dominicana, navegando por el mar caribe de color turquesa, mientras la brisa del mar acaricia las velas blancas de la embarcación, hasta llegar la noche y pasar una velada en medio del agua, bajo la luz de la luna y las estrellas! Todo eso y mucho mas, fue lo que vivieron Eugene y Aidar en el día de su boda en el caribe.

La mañana comenzó con salón de belleza, donde nuestra novia se preparaba, poniendose aun mas hermosa e irresistible. Fuimos al puerto de Casa de Campo, donde los estaba esperando un yate de lujo, en el cual pasaran dos días de fantasia. Nuestro equipo de trabajo, les preparo regalos, ensaladas de frutas, variedades de golosinas y dulces que los estaban esperando ya en la embarcación a los recién casados.

Eugene y Aydar, ya en el yate, comenzaron a disfrutar del relax y la hospitalidad que nuestro equipo de trabajo Colibri les brindo, y emprendieron viaje rumbo a la Isla Saona. Una vez allí, se realizo una bella ceremonia en la cual se prometieron amor eterno, se colocaron los anillos, brindaron en copas de cristal, bailaron, festejaron, solo el mar caribe fue testigo de ese amor. Luego, regresaron al yate en donde los esperaba una comida super deliciosa, con bebidas, frutas tropicales y dulces. Navegando por el mar caribe, rompiendo las olas del agua turquesa, iban nuestros recién casados disfrutando, bebiendo, cantando y por cierto, sonriendo todo el tiempo, sinónimo de su felicidad!

V.I.P. Una boda de pelicula – Colibri | Boda en todo el mundo
Fueron 2 días increíbles que vamos a recordar por el resto de nuestras vidas!
Muchas emociones juntas que nunca antes habíamos tenido. Estamos muy ansiosos de volver a repetir esto, ya queremos regresar!!!
El sol, el mar, la brisa, las playas, las palmeras, su amabilidad, todo fue perfecto, mejor no podría haber resultado!
Solo queremos agradecerles a todos los que forman parte del equipo de trabajo de Colibri por haber hecho de nuestra boda una historia de película!
Por la excelente organización, la paciencia, el interés por todo y por su arduo trabajo!!
Nos quedan guardadas las fotos y los videos, pero lo mas importante son los recuerdos en nuestra mente!
Gracias a sus músicos, por haber creado un ambiente tan especial y habernos hecho bailar tanto!
Y esos delfines que nadaron juntos con nosotros, parecía que estaba todo programado, que hermoso!!!
Gracias nuevamente! Saludos para todos!
Eugene

Ya iban casi dos horas de viaje en yate, las cuales fueron muy agradables, ya que nuestros novios tenían un excelente sentido del humor. Hasta que por fin, llegamos a la 'Perla del Caribe', con arena blanca, palmeras verdes con detalles en amarillo super frescas, con un paisaje espectacular, estamos hablando de la increíble, hermosa y paradisiaca Isla Saona. Allí los esperaban: un gazebo de bambú, decorado con telas y colores brillantes, mucha decoración diferente por toda la playa, un maestro de ceremonias, músicos y muchas cosas mas. La ceremonia se llevo a cabo de una manera muy natural y divertida. Todo resulto ser muy conmovedor, romántico y al mismo tiempo entretenido, los músicos haciendo bailar a los novios, creando un ambiente perfecto de fiesta caribeña en la playa. Un vez concretada la ceremonia, los novios y el fotógrafo comenzaron con la sesión de fotos a lo largo de la playa, capturando cada emoción, con palmeras frescas y el mar caribe color turquesa de fondo! 

Después de la ceremonia, nuestro fotógrafo comenzó la sesión de fotos en la playa con los recién casados, capturando cada momento, para que nuestros novios, se lleven un hermoso recuerdo, no solo en su memoria, sino también con las fotos que nuestro fotógrafo les hace!

Luego de la sesión de fotos en la playa, vino un exquisito almuerzo en la playa para los novios, con unas deliciosas langostas, frutas exóticas y un sabroso y espumante champagne bien frío para brindar. Una vez finalizado el almuerzo y el brindis habitual, todo el equipo de Colibri, junto con la pareja regresan a bordo del yate, donde pasaran el resto del día y la noche. Entonces llega la noche, y algo que los novios no esperaban, fue que nuestro equipo de trabajo les preparo una fantástica decoración, colocando miles de lamparas pequeñas en todo el yate, transformándolo así en un barco de ensueño, un yate todo iluminado en medio del Mar Caribe. La noche en el yate, navegando por el mar bajo las estrellas, fue un sueño para todos. 

Al día siguiente, la mañana comenzó con un rico desayuno y claro también, con un delicioso cafe dominicano. El capitán del yate emprendió camino hacia la segunda isla, la Isla Catalina y cuando nadie lo esperaba, un grupo de delfines, se coloco a ambos lados del yate y nos acompaño varios metros de nuestro viaje, saltando a nuestro lado, algo de película. Al llegar a la isla Catalina, los chicos se tomaron fotos con las estrellas de mar, mientras el capitán del barco preparaba una deliciosa parrillada de mariscos. El segundo día fue un día de descanso, de recreación y de disfrute. Buceo y snorkel en el arrecife de corales, bebiendo cócteles exóticos, nadando en el agua turquesa, muy relajado.

‘La noche mágica en el Caribe’, dos días inolvidables, los cuales siempre recordaremos. Eugene y Aydar quedaron muy pero muy contentos realmente por todo lo vivido en esos dos mágicos días, y eso, a nosotros, nos llena de orgullo y alegría!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •